jueves, 27 de noviembre de 2014

Las Fiestas y el Turismo

Festividad de la Virgen de Paucartambo, Perú
Al menos todos, una vez al año, festejamos algo… 

Fiestas religiosas, patrias, conmemoraciones alusivas al “día de.”: madre, padre, niño y cuanta relación exista en el mundo humano, se festeja. 

El solo hecho de cumplir años (cuestión de la que nadie se salva) se festeja. Los dulces 15, los esperados 18, y hasta los números redondos como los 30, los 40, los 50, se festejan.

Las etapas de la vida, se festejan. Graduarse, recibirme y hasta jubilarse. Todo es motivo de fiesta, de conmemoración.

Y donde hay fiesta hay comida, y donde hay comida, también se bebe, y algunos bailan…

Pero también puede darse al revés: un alimento puede ser motivo de fiesta, un plato también lo es y hasta una bebida. Un baile, una música.

Fiesta, comida, baile, música, y llega el Turismo! Una celebración por sí misma.

El Turismo Cultural, que nos acerca a lo particular de cada comunidad, es parte de estas actividades que se desarrollan en cada pueblo. Muchas veces estas fiestas congregan más personas que las que viven en el propio lugar. Multitudes se trasladan para vivir desde adentro horas o días de celebración.

Sin importar su nombre, todas llevan el esfuerzo de cada comunidad, muchas de ellas trabajan todo el año para ofrecerle al turista, a los pueblos aledaños y a la propia región, una experiencia única.

Existen fiestas que honran un tipo de música, otras invitan a degustar alimentos propios de esas tierras.

“Las fiestas, como momentos de conmemoración y congregación popular, poseen sus raíces en el interior de una determinada comunidad siendo importantes para la cohesión social y el refuerzo de la memoria y de los valores identitarios de un lugar. Pueden ser consideradas como acontecimientos sociales de carácter parcialmente colectivo, que generalmente producen una ruptura con la rutina de la vida social, que crean comportamientos, sobre todo, rituales y expresivos, y relaciones interactivas fuera de los efectos de los largos períodos de rutina..

Se caracterizan como bienes simbólicos y están asociadas a la vivencia colectiva y a las creaciones y recreaciones comunitarias siendo consideradas expresiones de la fe o alabanzas, fruto de la creatividad e invención de un determinado grupo social y región. Unida a ellas hay una red de relaciones sociales y códigos culturales presentes en los símbolos, en la división de los géneros, en los cánticos, en la gastronomía y en la música; y confieren sentido y significado a las formas de los grupos sociales, afirmando sus diferencias y singularidades respecto de los otros”. [1]

Todas ellas activan el desarrollo de la localidad receptora, y la actividad turística posee un papel primordial. De esta forma la cultura local se manifiesta y se da a conocer a los no residentes. Las formas de ser y actuar de cada pueblo tienen lugar en cada celebración. 

Muchas veces son fiestas que surgen espontáneamente y luego van tomando forma. En otras ocasiones sucede al revés, para atraer a la actividad turística se piensa y desarrolla una fiesta teniendo en cuenta las características del lugar.

Pero cuando el turismo no es llevado a cabo con una buena planificación pueden surgir algunos inconvenientes. Y el desarrollo de fiestas populares y el posterior proceso de convertir estas fiestas en productos turísticos, no es la excepción. “El redimensionamiento de los hechos culturales con fines turísticos ocasiona, en algunos casos, la pérdida de la continuidad cultural debido a la valoración del aspecto mercantil en detrimento del aspecto identitario. En determinados destinos turísticos las fiestas y danzas populares son resignificadas al insertarse al sistema de producción y consumo turístico, destacándose la banalización de las fiestas tradicionales así como la transformación de rituales sagrados en rituales de entretenimiento”.[2]

Las manifestaciones populares sufren un proceso de recreación o reinvención por parte de los agentes que actúan en el turismo los cuales privilegian sus aspectos visuales y, en algunos casos, les imponen un patrón (sea en los trajes, la coreografía, o en la sustitución de los instrumentos musicales originales) superando la diversidad del patrimonio inmaterial”.[3]

El Turismo siempre estará ligado a la Cultura, pero debemos trabajar para que esa relación no sea simbiótica sino más bien de construcción: que la actividad turística no anule culturas sino que valore, conserve y respete lo particular de cada comunidad. 

Indefectiblemente las fiestas estarán asociadas al Turismo, pero especialmente a la vida misma. Porque no importa que tan joven o viejo seas, el solo hecho de vivir, ya es un buen motivo para el festejo!

Marcela Navarro, 
Licenciada en Turismo (Universidad Nacional de Lanús), 
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe.





[1] Brandão, C. R. (1974) "O que é folclore". Brasiliense, São Paulo
[2] Santana, A. (2009) "Antropologia do turismo: analogias, encontros e relações". Aleph, São Paulo
[3] Karoliny Diniz Carvalho, Wladimir da Silva Blos, Performance y experiencia turística del Tambor de Crioula en São Luís de Maranhão – Brasil, disponible en http://www.scielo.org.ar/




viernes, 21 de noviembre de 2014

El enfoque ecosistémico



El enfoque ecosistémico[1] o enfoque por ecosistemas ha sido adoptado por la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) como marco principal de acción bajo este Convenio.

El enfoque de ecosistemas es una estrategia para el manejo integrado de suelos, agua y recursos vivos que promueve la conservación y el uso sostenible y equitativo”. Los objetivos específicos son (UICN, 2001): 
  • Mantener las funciones y servicios del ecosistema. 
  • Prestar apoyo a los medios de subsistencia. 
  • Asegurar que los beneficios sean compartidos equitativamente entre los interesados. 
  • Promover un manejo adaptado que permita a las personas adoptar decisiones fundamentadas. 
  • Descentralizar el manejo, brindar autonomía a las personas para el manejo de sus propios recursos. 
  • Promover la cooperación intersectorial, para lograr una mayor eficacia por medio de asociaciones. 
Muller, Castillo y Prato (2005) se refieren a los aspectos concretos del enfoque ecosistémico de la siguiente manera: “Por lo tanto, la aplicación del enfoque por ecosistemas ayudará a lograr un equilibrio entre los tres objetivos del Convenio: conservación, utilización sostenible, y distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos. El enfoque por ecosistemas exige una gestión adaptable para tratar con la índole compleja y la dinámica de los ecosistemas y con la ausencia de un conocimiento o entendimiento completo de su funcionamiento. Los procesos de los ecosistemas son frecuentemente no lineares y los resultados de tales procesos presentan frecuentemente lagunas temporales. Como resultado de ello existen discontinuidades que provocan sorpresas e incertidumbre. La gestión debe ser adaptable para poder dar una respuesta a tales incertidumbres e incluir elementos de “aprendizaje en la práctica” o de información derivada de investigaciones. Tal vez sea necesario adoptar medidas, incluso cuando no se han establecido científicamente las relaciones completas de causa y efecto”. 

Principios del enfoque por ecosistemas[2]:

1. La elección de los objetivos de la gestión de los recursos de tierras, hídricos y vivos debe quedar en manos de la sociedad. 
2. La gestión debe estar descentralizada al nivel apropiado más bajo. 
3. Los administradores de ecosistemas deben tener en cuenta los efectos (reales o posibles) de sus actividades en los ecosistemas adyacentes y en otros ecosistemas. 
4. Dados los posibles beneficios derivados de su gestión, es necesario comprender y gestionar el ecosistema en un contexto económico. 
5. La conservación de la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas debería ser un objetivo prioritario del enfoque por ecosistemas. 
6. Los ecosistemas se deben gestionar dentro de los límites de su funcionamiento. 
7. El enfoque por ecosistemas debe aplicarse a las escalas espaciales y temporales apropiadas. 
8. Habida cuenta de las diversas escalas temporales y los efectos retardados que caracterizan los procesos de los ecosistemas, se deberían establecer objetivos a largo plazo en la gestión de los ecosistemas. 
9. En la gestión debe reconocerse que el cambio es inevitable. 
10. En el enfoque por ecosistemas se debe procurar el equilibrio apropiado entre la conservación y la utilización de la diversidad biológica y su integración. 
11. En el enfoque por ecosistemas deberían tenerse en cuenta todas las formas de información pertinente, incluidos los conocimientos, las innovaciones y las prácticas de las comunidades científicas, indígenas y locales. 
12. En el enfoque por ecosistemas deben intervenir todos los sectores de la sociedad y las disciplinas científicas pertinentes.

La UICN ha propuesto también 5 pasos para la adecuada implementación del Enfoque Ecosistémico, como vemos en la “Guía para la aplicación y monitoreo del Enfoque ecosistémico” [3]

Paso A: Determinación de los actores principales y definición del área de acción y su gobernanza: 
· Identificación y caracterización de los principales actores relevantes. 
· Definición del área de acción, incluyendo los ecosistemas presentes en el mismo.
· Desarrollo de las relaciones entre ellos (actores y ecosistemas) con base en mecanismos de gobernanza participativos.

Paso B: Estructura del ecosistema, función y manejo: 
Caracterización estructural y funcional de los ecosistemas y el establecimiento de mecanismos de monitoreo y manejo. 

Paso C: Aspectos económicos: 
Identificar los temas económicos más importantes que afectarán el ecosistema y sus habitantes. 

Paso D: Manejo adaptativo en el espacio: 
Se refiere al probable impacto que tiene un ecosistema sobre ecosistemas adyacentes, dentro o fuera del área de acción. 

Paso E: Manejo adaptativo en el tiempo:

La planificación para el manejo adaptativo en el tiempo implica metas a largo plazo, y mecanismos flexibles para alcanzarlos. 

Conclusión
Creo que el enfoque ecosistémico es un camino adecuado para la gestión de los recursos naturales y culturales, basado en la cercanía de los gestores con el propio recurso. En una entrada posterior estaremos vinculándolo con otra herramienta de gestión de la sostenibilidad local. Hasta entonces.


Fabián Román


[1] UNESCO (2002). Resolviendo el rompecabezas del enfoque por ecosistemas, Las Reservas de Biosfera en Acción. París: UNESCO. Citado por: Eduard Müller, Edgar Castillo y Carlos Prato (2005). Propuesta metodológica para el desarrollo local integrado. San José de Costa Rica: UCI.

[2] Shepherd, Gill (2006). El Enfoque Ecosistémico: Cinco Pasos para su Implementación. Gland, Suiza y Cambridge, Reino Unido: UICN.

[3] Andrade A., Arguedas S., Vides R., Guía para la aplicación y monitoreo del Enfoque Ecosistémico, CEM-UICN, CI-Colombia, ELAP-UCI, FCBC, UNESCO-Programa MAB, 2011, 42 p.  

jueves, 20 de noviembre de 2014

Día Mundial del Aire Puro


El tercer jueves de noviembre se conmemora el Día Internacional del Aire Puro. 

El establecimiento de la efeméride fue realizada por la Organización Mundial de la Salud en 1977. La misma constituye un recordatorio contra la degradación ambiental, muy común en las grandes ciudades industrializadas, y de repercusiones nefastas para la vida del hombre y el buen estado de los ecosistemas.

Las muertes en el mundo por enfermedades respiratorias y cardiovasculares se han incrementado en un 10 por ciento por la alta contaminación atmosférica de las grandes ciudades, principalmente en las naciones desarrolladas. 

Desde que las ciudades comenzaron a crecer, el hombre avanza sobre la naturaleza y el medio ambiente se deteriora. Respetar los recursos naturales es fundamental y uno de los más importantes es el aire que respiramos día a día y que cada vez es menos puro. Ya que la actividad humana introduce en el aire sustancias extrañas o aumenta a niveles peligrosos otras preexistentes, lo que provoca alteraciones en la atmósfera, causando grandes alteraciones que afectan seriamente la salud humana, la estabilidad del clima y el desarrollo de los ecosistemas. 

La contaminación es un desequilibrio, como resultado de la adición de cualquier sustancia al medio ambiente, en una cantidad tal, que cause efectos adversos en el hombre, animales, vegetales o materiales expuestos a dosis que sobrepasen los niveles aceptables en la naturaleza.

En las ciudades la contaminación es causada por los automóviles, colectivos y todo tipo de vehículos que utilizan la combustión para funcionar, así como también por las industrias. La mayoría de los contaminantes son producidos por las acciones del hombre.

El aire es un bien común que compartimos todos, precisamente por este motivo tenemos que aprender a valorarlo. Tomar conciencia y hacer que nuestros gobernantes también asuman la importancia de realizar acciones tendientes a preservar el aire que respiramos. 

Mientras tanto nosotros podemos hacer nuestro aporte. Algunas conductas concretas son: no fumar, trasladarnos en bicicleta o transporte público y reducir el uso del automóvil al mínimo necesario.

Solemos decir que los países industrializados tienen la culpa. Es fácil decirlo, pero lo cierto es que cada uno de nosotros contribuye a la contaminación ambiental, por lo que la tarea de mejorar empieza con pequeñas acciones de la vida cotidiana.


Fuentes:
www.ine.gov.ve
/www.uba.ar

domingo, 16 de noviembre de 2014

16 de noviembre: Día Internacional de la Tolerancia


Por iniciativa de la UNESCO, 1995 fue declarado Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia, y en su transcurso se realizó una campaña mundial en favor de la tolerancia y la no violencia. El Día Internacional de la Tolerancia tuvo su origen en el impulso de ese Año

La tolerancia no es un fin, sino un medio. Es la calidad esencial mínima de las relaciones sociales que permite descartar la violencia y la coerción. Sin tolerancia, la paz no es posible. Con tolerancia, es posible hacer realidad numerosas posibilidades humanas y sociales, y en particular la evolución de una cultura de paz.

El 12 de diciembre de 1996 se aprobó la resolución 51/95 de la Asamblea General que marca la observancia del Día Internacional para la Tolerancia. La resolución se aprobó tras la celebración en 1995 del Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia, proclamado por la Asamblea en 1993 (resolución 48/126), por iniciativa de la Conferencia General de la UNESCO.

La tolerancia es la base del respeto mutuo entre las personas y las comunidades, y es esencial para construir una sociedad mundial unida en torno a valores comunes. Es una virtud y una cualidad, pero ante todo, la tolerancia es un acto: el acto de acercarse a los demás y ver las diferencias, no como barreras, sino como una invitación al diálogo y la comprensión.

La tolerancia es especialmente necesaria para protegerse de la política de la polarización, en una época en que los estereotipos, la ignorancia y el odio amenazan con destruir el delicado tejido de unas sociedades cada vez más diversas. El mundo de hoy está más interconectado que nunca a través del comercio y la informática, pero las divisiones tanto entre las comunidades y los Estados, como dentro de ellos, se ven exacerbadas y profundizadas por la pobreza, la ignorancia y el conflicto. Además, como la velocidad de la comunicación desdibuja los límites entre el plano global y el plano local, las tensiones en un rincón del planeta pueden propagarse rápidamente a otros lugares.

La tolerancia es parte de la solución a esos desafíos, ya que puede tender puentes entre las personas y abrir canales de comunicación. La tolerancia no implica aceptar todas las prácticas y opiniones por igual. En cambio, su valor radica en que promueve una mayor conciencia y respeto de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales.

La tolerancia es inherente a las Naciones Unidas. La Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas sigue emprendiendo valiosos esfuerzos para luchar contra el extremismo y promover la comprensión intercultural a través de asociaciones con los medios de comunicación y programas de intercambio para jóvenes. El pasado mes de agosto, las Naciones Unidas iniciaron el Año Internacional de la Juventud bajo el lema “diálogo y comprensión mutua”; además, la tolerancia es uno de los temas centrales de 2010 Año Internacional de Acercamiento de las Culturas, una iniciativa de la UNESCO.

La tolerancia no puede darse por sentada. Debe ser enseñada, inculcada y comunicada. La educación, dentro y fuera de las aulas, es esencial para reforzar la tolerancia y combatir el odio y la discriminación. En este Día Internacional de la Tolerancia, reafirmemos nuestro compromiso con el diálogo y la comprensión entre todos los pueblos y las comunidades y hagamos que quienes sufren de discriminación y marginación estén presentes en nuestros pensamientos y nuestros corazones. Una humanidad unida implica vivir y trabajar juntos sobre la base del respeto mutuo en beneficio de la enorme riqueza que representa la diversidad humana.


Fuente: Argentina.ar

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Filosofía del nuevo viajero: el Turista Sostenible.


A la hora de hacer TURISMO muchas veces dejamos de lado nuestros hábitos de reciclaje, la protección de nuestro ambiente y de nuestro entorno. Y es ahí, en donde entra a participar el turista sostenible.

Es fundamental que el turista sostenible adopte conscientemente nuevos y formales criterios que se enrrumben al respeto por las comunidades que visita, su entorno natural y de su cultura autóctona, logrando minimizar nuestro paso o nuestra huella en los viajes o recorridos que realicemos, es decir, un turista sostenible.

Esta nueva filosofía y este nuevo turista no solo aplica sus criterios en casa, además debe lograr practicarlo al viajar a todos sus destinos, incluso al momento de seleccionar el tipo de alojamiento que desea utilizar, y prevé el mínimo impacto en sus sitios visitados, generando en lo posible los residuos y ayudando a colaborar en mejorar la calidad de vida de ese destino.

Se debe tener claro que los entes encargados de las actividades turísticas públicas y privadas, tienen una nueva gran función, generar el turista sostenible, a través de la promoción y de la sensibilización de esta nueva e importante filosofía de viajero. Destacando lo primordial que puede ser tanto para el turista como para el destino, y que esto le ofrezca experiencias únicas dentro de su itinerario de sitios por recorrer.

Entonces como podríamos actuar como un turista sostenible? Entre lo más fundamental sería preparar y/o realizar recorridos o viajes de una manera ecológicamente consciente, es decir, se puede valorar el medio de transporte, las distancias más cortas o rápidas al destino, valorar la cultura autóctona, comprar en el destino, alojarse en el destino, es decir, utilizar nuestros viajes como una manera de compartir, de aprender y de interrelacionarse con los demás. Estos simples criterios harían nuestro viaje responsablemente sostenible, esto fundamentaría en el turista que más que efectos negativos generaría efectos muy positivos tanto social, ambiental como económicamente al destino.

Por lo tanto, el turista sostenible puede aplicar y efectuar con garantía sus criterios en cualquier destino que elija y que se debe esforzar cada día más para lograrlo. Todos podemos llegar a ser los mejores TURISTAS SOSTENIBLES.

Randall Brenes Zuñiga, 
profesor de Turismo en la Universidad Autónoma de Centroamérica, Costa Rica.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Despedida a Beto Pauleti



Hoy es un día triste para Plan21, porque ayer falleció Beto Pauleti, hombre del cooperativismo, comprometido con la economía solidaria y en especial con otro tipo de turismo, uno que permita que los pequeños productores misioneros se acerquen a la actividad y compartan una parte de la renta turística de la Provincia.

Fuimos compañeros de ruta con Beto; debo decir, en primera persona, que nos acercó la mirada del cooperativismo real, que nos permitió hacer crecer iniciativas activas como Carbonocero y más aquí UTOPI-O, ligados en su concepción al apoyo de los pequeños productores que giraban alrededor de esa interesante movida misionera basada en una idea más comunitaria del turismo.


Lo recuerdo con mucho afecto, porque aprendí algo del orden de lo real, imprescindible para pensar y hacer el desarrollo humano, y lo recuerdo muy especialmente como un hacedor, un tipo incansable y muy abierto a propuestas innovadoras.

Me hubiera encantado que pudiera conocer más de UTOPI-O, que viera cómo algunos de las locas ideas de hace unos años, nacidas mientras recorríamos junto con Lupe los Bosques Nativos remanentes, se van materializando; merecía verlas Beto, fue parte de su construcción.

Seguiremos el camino soñado, nada menos que eso, y algunos de los logros futuros se los dedicaremos a él, hoy es tiempo de ofrecerle nuestra memoria afectuosa y nuestro acompañamiento a la distancia a todos sus afectos.

Fabián Román
Presidente
Fundación Plan21




miércoles, 5 de noviembre de 2014

El Turismo y su contribución a la reducción de la pobreza



En la Cumbre del Milenio del año 2000, la Organización de las Naciones Unidas se remitió a la pobreza como uno de los mayores desafíos mundiales. Y para poder combatirla desarrolló los “Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

Los Objetivos son:
1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre. 
2. Lograr la educación primaria universal. 
3. Promover la equidad de género y aumentar el poder de decisión de la mujer. 
4. Reducir la mortalidad infantil.
5. Mejorar la salud materna.
6. Combatir el VIH-sida, el paludismo, la malaria y prestar especial asistencia a niños huérfanos por causa del VIH. 
7. Garantizar la sostenibilidad ambiental..
8. Fomentar una Asociación Mundial para el desarrollo. 

Particularmente en el sector turístico, la Organización Mundial del Turismo elaboró la iniciativa “Turismo Sostenible para la Eliminación de la Pobreza”, invitando a las organizaciones de la ONU, ONG, gobiernos y demás partes interesadas a que unan sus esfuerzos con un objetivo común: utilizar los beneficios que se obtienen del Turismo para reducir la Pobreza.

De forma directa el Turismo activa la economía local generando ingresos del exterior, retornos financieros de las inversiones, mayor empleo a nivel local; y en forma indirecta activa otros sectores económicos como la pesca, la agricultura, y aquellos sectores que suministran bienes y servicios a las empresas turísticas.

Pero en muchas ocasiones esto no siempre resulta así. Muchas poblaciones se ven obligadas a participar en el Turismo, por ver en este ámbito la única salida a un bienestar o apenas a una supervivencia diaria. Nadie les pregunta si realmente quieren hacerlo. Nadie les consulta sobre su idea del Turismo, ni mucho menos sobre su patrimonio y su cultura. Simplemente se les impone un modelo turístico, replicable en lugares con las mismas carencias y necesidades. 

Los empleos que abundan son informales o de poca capacitación. Y casi no existen normas que regulen el cuidado ambiental y el patrimonio cultural.

Las comunidades menos beneficiadas no deberían poner en riesgo su cultura ni el medio en que viven para poder lograr ingresos dignos. Es a través de un Turismo Responsable, Sostenible, que puede lograrse un ingreso adecuado sin comprometer el entorno local. 

Comprendiendo por Pobreza no solo la carencia de recursos económicos, sino también la inaccesibilidad al transporte, la salud, la educación y la recreación cultural y deportiva. No debe tratarse solo de superar la carencia de rentas mínimas como única cuestión, sino trabajar en pos de ampliar los derechos, oportunidades y capacidades de la población.

Tomando a la problemática de la pobreza de manera multidimensional el Turismo debe busca crear un sentido de pertenencia, un sentimiento de orgullo hacia la propia cultura, respeto hacia la diversidad y cuidado del entorno natural. 

Entendiendo que en el Turismo Sostenible es la propia comunidad la que primero debe valorar y disfrutar su lugar, para luego poder compartirlo con todos aquellos que lo visitan.

Al pensar en Sostenibilidad todo cobra mayor sentido si reflexionamos que detrás de cada acción se encuentran personas, con sus vivencias e historias particulares.

Queda mucho por descubrir de este mundo en pos del Desarrollo Sostenible, tanto que me animo a decir, que el viaje recién comienza…

Marcela Navarro, 
estudiante de la Licenciatura en Turismo en la Universidad Nacional de Lanús, 
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe.

lunes, 3 de noviembre de 2014

El cambio Climático amenaza con cambios irreversibles


En cada rincón del planeta se nota el impacto del cambio climático. Pero es en las zonas menos desarrolladas donde sus consecuencias amenazan con ser más dramáticas. Esto es sólo una pequeña parte de las alertas que acaban de lanzar los expertos al mundo, en especial a los políticos, durante la presentación del Informe de síntesis publicado este domingo por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el IPCC realiza evaluaciones periódicas sobre el cambio climático, sus impactos y las opciones que hay para adaptarse o mitigarlo. Los principales destinatarios de sus estudios científicos son los políticos.

Este informe de síntesis, presentado en Copenhague, resume las conclusiones de los trabajos presentados en el último año y que forman el Quinto Informe de Evaluación (AR5, por sus siglas en inglés) del IPCC. Sus 116 páginas condensan el trabajo de seis años por parte de 830 científicos y es la biblia del cambio climático. En él se señala qué está pasando, quién tiene la culpa, qué consecuencias tendrá para el futuro y cómo se pueden frenar o al menos mitigar sus impactos sobre el planeta.

"Nuestra evaluación concluye que la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado hasta niveles sin precedentes desde hace, por lo menos, 800 000 años", dijo Thomas Stocker, copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC, durante la presentación del informe.

Los impactos del cambio climático ya se perciben en todos los continentes y océanos. Pero, siendo un fenómeno global, sus consecuencias presentan una distribución desigual. Por diferentes factores, como su ubicación geográfica, su menor grado de desarrollo o su mayor exposición a los fenómenos más extremos del calentamiento, son las sociedades y los pueblos más pobres los que más están sufriendo y sufrirán el cambio climático. Aunque la acumulación de pruebas no ha dejado de crecer en los últimos años, es en el AR5 donde se afirma con más certeza que nunca el origen antropogénico del cambio climático: "Las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impulsores antropógenos han sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX", dice el IPCC en una nota.

"Muchas de las personas más vulnerables al cambio climático apenas han contribuido y contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero", explicaba en la presentación el presidente del IPCC, R.K. Pachauri. "No será posible afrontar el cambio climático si los distintos agentes anteponen sus propios intereses de forma independiente; solo se alcanzarán resultados positivos con respuestas colectivas, en particular de la cooperación internacional", añadía.

El AR5 no se limita a describir la situación y dibujar un negro panorama. De hecho, es de los informes más optimistas de los que ha publicado el IPCC. Hay suficiente ciencia y tecnología para adaptarse a los efectos del cambio climático y, lo que es más perentorio, mitigar su alcance.

"Tenemos los medios para limitar el cambio climático", afirma Pachauri, quien añade: "Las soluciones son muchas y permiten el continuo desarrollo económico humano. Todo lo que necesitamos es voluntad de cambio, y confiamos en que esa voluntad esté motivada por el conocimiento y la comprensión de la ciencia del cambio climático".

Los científicos creen que una economía basada en bajas emisiones de carbono además de posible, es un negocio sostenible. El Informe de síntesis concluye que las estimaciones de los costos de la mitigación, aunque variables, no afectarían demasiado al crecimiento económico global. Si no se hiciera nada, se estima que el consumo, indicador del crecimiento económico, crecerá entre el 1,6 y el 3% anual a lo largo del siglo XXI. Con una mitigación ambiciosa, que permitiera limitar el calentamiento a 2ºC, estos índices sólo se reducirían alrededor de 0,06 puntos porcentuales.

"En comparación con el inminente riesgo de impactos irreversibles del cambio climático, los riesgos de la mitigación son razonables", asegura el copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC, el dedicado a estudiar cómo combatir el cambio climático, Youba Sokona.

"No nos queda mucho tiempo antes de que la ventana de la oportunidad de permanecer en el margen de los 2 ºC de calentamiento se cierre", avisa Pachauri y añade: "Para tener buenas posibilidades de permanecer por debajo de los 2 ºC a costos razonables, deberíamos reducir las emisiones entre un 40 y un 70% a nivel mundial entre 2010 y 2050, y disminuirlas hasta un nivel nulo o negativo en 2100. Tenemos la oportunidad, y la elección está en nuestras manos".Pero hay que actuar ya. El informe señala que hay varias vías para conseguir las sustanciales reducciones de las emisiones necesarias para limitar, con probabilidades de éxito superiores al 66%, el calentamiento a 2 ºC en relación con losniveles preindustriales. Sin embargo el AR5 también alerta de que si la mitigación adicional se demora a 2030, aumentarán considerablemente los retos tecnológicos, económicos, sociales e institucionales para conseguir en este siglo aquella temperatura.


Fuente: elpaís.com

Ciencia Ciudadana

         Buenos Aires, 8 de Diciembre. Fundación Plan21 tiene el gusto de anunciar el inicio de una nueva etapa de su relación con IB...