lunes, 26 de enero de 2015

26 de enero: Día Mundial de la Educación Ambiental


Esta conmemoración se originó en 1975, año en que se celebró en Belgrado el Seminario Internacional de Educación Ambiental, donde participaron expertos de más de 70 países. 

En este evento se establecieron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Como resultado se publicó la Carta de Belgrado, en la cual se reflejan las metas, objetivos, directrices y destinatarios de la Educación Ambiental.

La Educación Ambiental es un proceso dinámico y participativo, que busca despertar en la población una conciencia que le permita identificarse con la problemática ambiental tanto a nivel general (mundial), como a nivel específico (el medio donde vive).

También busca identificar las relaciones de interacción e independencia que se dan entre el entorno (medio ambiental) y el hombre, así como también se preocupa por promover una relación armónica entre el medio natural y las actividades humanas a través del desarrollo sostenible, todo esto con el fin de garantizar el sostenimiento y calidad de las generaciones actuales y futuras.

Los procesos y factores físicos, químicos así mismo biológicos, como estos reaccionan, se relacionan e intervienen entre sí dentro del medio ambiente, todo esto con el fin de entender nuestro entorno y formar una cultura conservacionista donde el hombre aplique en todos sus procesos productivos, técnicas limpias (dándole solución a los problemas ambientales), permitiendo de esta forma el desarrollo sostenible.

De lo anterior se desprende 2 líneas de definición sobre las cuales se basa la Educación Ambiental. 

- 1° línea: hace referencia a como interactúa entre sí la naturaleza (medio ambiente) donde se definen los ecosistemas, la importancia de la atmósfera (clima, composición e interacción), el agua (la hidrósfera, ciclo del agua), el suelo (litosfera, composición e interacción), el flujo de materia y energía dentro de los diferentes entornos naturales (ciclos biológicos, ciclos bioquímicos), así mismo el comportamiento de las comunidades y poblaciones (mutualismo, comensalismo, entre otros).
- 2° línea: va dirigida a la interacción que hay entre el ambiente y el hombre, como las actividades humanas influyen en los ecosistemas, como el ser humano ha aprovechado los recursos, así mismo brinda la descripción y consecuencias de la contaminación generados en las diferentes actividades, como se puede prevenir (reciclaje, manejo adecuado de residuos y energía), que soluciones existen (procesos de tratamiento a residuos peligrosos, implementación de Políticas Ambientales, entre otras), promoviendo de una u otra forma el desarrollo sostenible y la conservación del entorno.

Los objetivos de la Educación Ambiental son:

- Toma de conciencia. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a que adquieran mayor sensibilidad y conciencia del medio ambiente en general y de los problemas.Objetivos de la Educación Ambiental
- Conocimientos. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir una comprensión básica del medio ambiente en su totalidad, de los problemas conexos y de la presencia y función de la humanidad en él, lo que entraña una responsabilidad crítica.
- Actitudes. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir valores sociales y un profundo interés por el medio ambiente.
- Aptitudes. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir las habilidades necesarias para resolver los problemas ambientales.
- Capacidad de evaluación. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a evaluar las medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos.
- Participación. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a que desarrollen su sentido de responsabilidad y a que tomen conciencia de la urgente necesidad de prestar atención a los problemas del medio ambiente, para asegurar que se adopten medidas adecuadas al respecto.


Para consultar la Carta de Belgrado puedes hacerlo en el siguiente link: http://www.ambiente.gov.ar/infotecaea/descargas/belgrado01.pdf


Fuentes:
azulambientalistas.org
Carta de Belgrado, Seminario Internacional de Educación Ambiental.

lunes, 19 de enero de 2015

Formarse para el Turismo Sostenible


Existe en el mundo una tendencia que requiere mayores conocimientos sobre sostenibilidad en general y en particular para el sector turístico, asociada  a un incremento de los mercados de consumidores conscientes, que exigen a las empresas una mayor comprensión de esos mercados y de los productos que puedan satisfacer su demanda. También los gobiernos  y los organismos internacionales reconocen la necesidad de incorporar recursos humanos que interpreten  esas tendencias, y mejoren su capacidad de planificación, gestión y monitoreo de los procesos de desarrollo.

El mundo académico, por su parte, no es ajeno a esta tendencia y tampoco lo es el mundo de la consultoría internacional; saber sobre sostenibilidad es un valor profesional agregado.

Cuando digo que la Maestría en Gestión del Turismo Sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional (UCI) es una de las más antiguas en habla hispana, y que cuenta con el programa más moderno, creo que estoy compartiendo un dato clave en el universo de una oferta de productos académicos a escala mundial cada vez más amplia en todo sentido; siento que esos datos, su antigüedad y su modernidad se potencian mutuamente, lejos de ser una contradicción son una gran certeza, supimos antes que muchos que era necesario formarse en esta nueva disciplina  y sabemos ahora todo lo que debemos incorporar en esa formación, hasta el detalle de la última iniciativa lanzada por el mercado global.

Para eso hace falta tener un equipo, y en UCI lo tenemos, desde la experiencia en educación virtual, el gran activo de la Universidad, a un grupo de profesores elegidos por dos atributos esenciales: su variada y extensa experiencia internacional en el campo del turismo, y su capacidad probada para realizar la transferencia de esos conocimientos.

Es un gran placer dirigir esta Maestría y a este equipo de profesionales, me encanta la libertad para producir los contenidos y actualizar permanentemente el producto, con un formato que siempre permite compartir con diversas realidades de América Latina y muchas veces de Europa, y que termina en esa linda aventura que es la gira presencial en Costa Rica, mosaico multicolor de nuestros países, diseñando juntos proyectos valiosos para la región.

Y para apoyar aún más a nuestros estudiantes, ahora contamos con el Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe, la nueva herramienta de Plan21 y UCI para darle espacio al pensamiento estratégico y la acción coordinada en la región, en la que los estudiantes y graduados podrán desplegar su energía creativa.

Hace muchos años que me toca ser parte del proceso de debate y acción sobre el desarrollo del turismo en América Latina y a escala global, y tengo muy claro que aún estamos en deuda con la cantidad de actores sólidamente formados y profundamente convencidos de la necesidad de una nueva ética profesional, una que, basada en valores, sea capaz de torcer y mejorar el rumbo del turismo y contribuya a la mejora de la calidad de vida de las personas.

Los invito a sumarse a la Maestría, no duden en contactarnos, trataremos de apoyarlos para que sea posible, y en abril del 2015, sean parte de una gran experiencia colectiva, estudiando con grandes profesionales de Costa Rica, Colombia, Argentina, España, Israel, Venezuela y compañeros de América Latina.

Un abrazo, Fabián

Fabián Román
Presidente Fundación Plan21
Director Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe
Co-fundador y Ex Miembro del Directorio del Consejo Global de Turismo Sostenible en representación de América Latina
Autor de "Turismo y Sostenibilidad, una relación compleja"

jueves, 15 de enero de 2015

Hoteles Sostenibles

                          Daintree Eco Lodge & Spa, Queensland, Australia, www.daintree-ecolodge.com.au

A la hora de planear nuestras vacaciones varias son las cuestiones que debemos decidir. Primero ¿a qué destino viajaremos? Y segundo, pero no menos importante, ¿dónde nos alojaremos?

Siendo la primera elección a gusto de cada turista, creo que la segunda elección resulta mucho más costosa a veces. Y no costosa por el valor monetario en sí, sino más bien por el abanico de posibilidades que encierra el mundo de la hotelería.

Si bien muchos turistas optan por casas, departamentos, cabañas, hostels, campings, son los hoteles la elección mayoritaria. Y hay tantos hoteles como tipos de turistas, incluso, me animo a decir, que más variedad de hoteles aún. Desde el Palacio de Sal en el salar de Uyuni, Bolivia (https://www.palaciodesal.bo/), pasando por la suite del Hotel Costa Verde de Costa Rica (https://www.costaverde.com/), ubicada en un fuselaje de un antiguo Boeing 727; hasta el Tubohotel de México (https://www.tubohotel.com/).

Pero el contexto actual requiere algo más que diversión y creatividad para ofrecer un servicio de calidad que satisfaga al visitante. Se hace necesario el desarrollo de Hoteles Sostenibles, que no solo dejen conforme al turista, sino también a la población local, contribuyendo, a través de formas prácticas, al logro de un mejor ambiente, tanto natural como cultural.

Lograr el mínimo impacto ambiental es una de las principales metas de este tipo de alojamiento, también lo es el darle valor a las culturas locales y sus economías. Esto puede traducirse en:
  • Prácticas responsables con el ambiente: tanto en los productos que ofrece y consume, como en la gestión de sus desechos y en el acceso a tecnologías ecoeficientes.
  • Autenticidad de la oferta, en los distintos servicios ofrecidos y hasta en su arquitectura.

También debemos mencionar la definición del Instituto de Sostenibilidad Turística, ya que no limita este tipo de hoteles a una categoría superior, sino que cualquiera de ellas puede ser parte de un mundo más responsable. Según el ISTur, los Hoteles Sostenibles son “alojamientos que, independientemente de su clasificación, categoría, ubicación y/o tipo de operación, tienen como base de su diseño y gestión los principios económico-estratégicos, medioambientales, sociales y culturales. Sus objetivos están determinados por la satisfacción de las necesidades de los distintos Agentes de Interés, respetando el entorno y su biodiversidad, en un marco de ética permanente y contribuyendo al desarrollo humano sostenible, buscando mejorar el capital social y la calidad de vida de toda la comunidad presente y futura”.[1]

Pero ¿cómo encontrar alojamientos sostenibles que realmente cumplan con estos requisitos, y no quedarse a mitad de camino? Una buena herramienta es la página web http://www.responsiblehotels.travel/. La misma nuclea una central de reservas de hoteles e información de las mejores prácticas de sostenibilidad que se desarrollan en ellos. Cada establecimiento es evaluado en una escala de 0 a 10, con indicadores que evalúan: eficiencia energética, satisfacción del cliente, autenticidad y comportamiento responsable. América Latina se hace presente con hoteles en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador y Perú.

Sería un panorama ideal que todos los establecimientos hoteleros, poco a poco, vayan tornando sus prácticas a un proceso de sostenibilidad. Porque hay miles de razones por las que este cambio será positivo, porque no solo gana el turista, gana el hotelero, gana nuestro mundo, ganamos todos…

Marcela Navarro, 
Licenciada en Turismo de la Universidad Nacional de Lanús,
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe.


Fuentes: 
20minutos.es/
responsiblehotels.travel/
hotelessostenibles.com/




[1] www.hotelessostenibles.com

miércoles, 14 de enero de 2015

Principios para el Desarrollo del Ecoturismo en América Latina y el Caribe



Estimados amigos y colegas:

es un gran placer para mi lanzar esta primera versión de los Principios para el Desarrollo del Ecoturismo en América Latina y el Caribe de Fundación Plan21. Desde nuestro Programa de Turismo Sostenible, uno de los más antiguos de la región, hemos hecho durante estos años muchos aprendizajes, y si algo hemos comprendido perfectamente es que somos nosotros, desde aquí, desde el sur profundo, los que debemos decir qué entendemos por desarrollo y construir puentes con todo el mundo para trabajar juntos en ese desafío.

El turismo es una de las actividades más fascinantes, capaz de recuperar el valor de una tradición casi olvidada, de poner en contacto la rica diversidad cultural de nuestros pueblos, pero también de excluirlos de los beneficios y en algunos casos privarlos del uso público de sus bienes naturales. Es al mismo tiempo la luz y la sombra de los procesos que deberían llevarnos a ese escenario deseado en el que los individuos puedan desplegar sus posibilidades y ampliar sus oportunidades. No tengo dudas respecto de lo que la actividad puede aportar, pero es necesario trabajar para eso, el mercado sólo no lo resuelve, y nuestros estados aún tienen mucho para aprender y mucho para mejorar.

No pretendemos presentar algo cerrado, una verdad revelada. Existen muchas definiciones de ecoturismo, pero hemos querido trascender la tentación de lanzar una más, no queremos definir el ecoturismo, queremos aportar para que todos los actores que tienen que ver con el desarrollo de la actividad tengan presente los aspectos que deberían considerar para crear las condiciones de un buen proceso de diseño, implementación y monitoreo de ese desarrollo.

A partir de hoy esperamos aportes para mejorar, compromiso para implementar, y más adelante, voluntarios entrenados para auditar los procesos en base a estos principios y premiar a aquellos países, regiones y actores verdaderamente comprometidos con este nuevo paradigma. Debemos empezar a creer en nosotros, y un buen comienzo es debatir y proponer qué queremos, porque no hace falta traducir las definiciones de otros, somos capaces en América Latina de crear las propias y compartirlas. Al fin ese sigue siendo nuestro sueño, aportar para que tengamos recursos humanos formados, confiados y comprometidos con lo local, pero abiertos a la idea global de ser ciudadanos de este mundo difícil, pero que nos cobija a todos. Para eso creamos el Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe con nuestros amigos de la Universidad para la Cooperación Internacional.

Esperamos vuestro compromiso con esta campaña, de a poco les iremos comunicando cómo. 

Un gran abrazo de todos los que hacemos Plan21.

Fabián Román
Presidente
Fundación Plan21

Ciencia Ciudadana

         Buenos Aires, 8 de Diciembre. Fundación Plan21 tiene el gusto de anunciar el inicio de una nueva etapa de su relación con IB...