lunes, 27 de julio de 2015

Análisis de la presión sobre las especies de fauna silvestre y sus posibles alternativas de solución


Una de las prioridades de Costa Rica dentro de los compromisos en materia de ambiente y recursos naturales, lo constituye la conservación y manejo sostenible de la biodiversidad. Por características muy particulares, como la posición geográfica en la región del planeta, el ser un puente natural entre dos masas continentales y la ubicación entre dos océanos, resulta que nuestro país posea una gran riqueza en biodiversidad, en un territorio relativamente pequeño. Es un deber de la sociedad conservar y hacer un uso inteligente de esta gran riqueza natural, respetando la capacidad de regeneración de nuestros ecosistemas y evitando la destrucción y agotamiento de los mismos, que también constituyen en el tiempo un derecho de las futuras generaciones. Se valora profundamente lo que significa la extinción de una especie y se sabe que es para siempre. La sociedad es consciente de que hemos perdido muchas especies de vida silvestre, sobre las cuales poco o nada hemos aprendido, desaprovechando sus usos potenciales (UICN,1999).

La conservación es un reto de muchos y una responsabilidad de todos. Muchas personas y entidades están, desde hace tiempo, preocupadas por el deterioro alarmante de los recursos naturales en nuestro país. Costa Rica posee cantidad de especies de peces de agua dulce, anfibios, reptiles, aves, y mamíferos amenazados o en peligro de extinción. Se conocen los altos índices del tráfico ilegal de especies de fauna amenazada, un ejemplo son los psitácidos (loras, pericos, lapas) en cautiverio, en su mayoría ilegales (Calvo, 2003). 

La diversidad biológica del país y el poco conocimiento que aún se tiene, hace difícil que se pueda determinar cuáles especies de fauna están en peligro de extinción y cuáles son las medidas de carácter inmediato que debemos emprender para evitar su irreparable desaparición. La deforestación, la urbanización, la expansión de la actividad ganadera, la erosión del suelo, la reforestación monoespecífica que no restaura la biodiversidad del bosque primario, la pérdida de hábitat para varias especies, la explosión descontrolada del turismo, la globalización sin la participación de toda la sociedad, la contaminación del aire, el manejo inadecuado de los desechos y el consumo desmedido son amenazas constantes para la sobrevivencia de las especies silvestres (UICN,1999).

La extracción de fauna para utilizarlos como mascotas, es una práctica común en el país. Estudios realizados al respecto, determinaron que al menos 140.200 pericos y loros estaban cautivos en los hogares costarricenses. De 1.020 entrevistas, un 87% confesó ilegalidad. Los pericos y los loros son los animales más apetecidos, seguidos por los peces, las tortugas y aves. Existe un vacío de información sobre poblaciones silvestres de éstas y otras especies llamativas, (como las ranas), que evalúen la sostenibilidad y el impacto de la extracción (Drews, 1999).

Actualmente en nuestro país, los animales silvestres son víctimas de extracción ilegal. Muchos son cazados, capturados y/o vendidos para ser usados como mascotas e incluso para comercializar la carne localmente. Son mantenidos en condiciones inadecuadas, en jaulas, mal alimentados y en precarias condiciones de salud. Por otra parte, existe una problemática con respecto a los animales que son decomisados, donados o rescatados, ya que el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) carece de equipo y edificaciones adecuadas para su mantenimiento.

En cualquier tipo de plan de gestión en materia de manejo vida silvestre, en este caso el tema de la presión sobre la fauna silvestre, la educación y la participación de las personas jugará un rol importante. La educación tiende a conseguir una ciudadanía más informada que pueda participar más activamente en la resolución que enfrentan las comunidades en el área del ambiente en general, y de la fauna silvestre en particular.

A continuación se presentan algunas causas: 
  • Sobreexplotación de bosques: la actividad más nociva que ha llevado a la pérdida de gran parte de los bosques es la extracción excesiva y descontrolada de madera, que junto con el saqueo de especies de orquídeas y el poco control a falta de recursos de los entes competentes ponen en peligro la capacidad regenerativa del bosque.
  • Urbanización: el aumento de la población y la extensión de los pueblos sin una planificación adecuada, es otra de las causas importantes de la destrucción del ambiente y todos los recursos naturales.
  • Cacería furtiva: siendo una de las denuncias más frecuentes, actividades como el trasiego ilegal de especies, la pesca indiscriminada, así como el poco cuidado y vigilancia de la vida silvestre, están contribuyendo a la rápida extinción de especies.
  • Contaminación: todos los tipos de contaminación del agua, aire y suelo, destruyen el ambiente. Por ejemplo, la intoxicación producida en especies por aplicación desmedida de plaguicidas en terrenos agropecuarios, las cantidades elevadas de materia fecal y otros contaminantes que lanzan a los ríos y quebradas, han llevado al riesgo de desaparecer o a la propia extinción de una o varias especies.
  • Desarrollo turístico: el elevado estímulo que este sector ha recibido por parte de los gobiernos ha incremento el turismo a sitios naturales puede alterar la vida silvestre. Dicha actividad conlleva la construcción de edificios y caminos que casi siempre modifican el equilibrio natural, colocando a las especies en gran desventaja.
  • Incendios forestales: el fuego práctica heredada de generación en generación ha figurado como la herramienta principal para limpiar los terrenos y dejarlos listos para la siembra. Además, ha jugado un importante papel en el establecimiento de grandes extensiones para pastos. El gran perjuicio fue que los incendios forestales se propagaban sin control por semanas, consumiendo a su paso todo el bosque incluso especies de fauna.
  • Introducción de especies: la afición de la sociedad por tener mascotas en los hogares (gatos, perros) ha generado que la fauna se vea amenazada al sufrir ataques o destrucción de los nidos.
A continuación se presentan algunos efectos producidos por la presión sobre la fauna silvestre:
  • Efectos de la sobreexplotación de bosques: erosión , esterilidad del suelo, perjudica los mantos acuíferos, pérdida de fuentes de alimentos, pérdida de hábitat y emigración.
  • Efectos de la urbanización: contaminación (sólida, líquida, gaseosa, sónica), pérdida de ecosistemas, entrada de cazadores y pérdida de fauna.
  • Efectos de la cacería furtiva: comercio de flora, comercio de fauna, aumentan el grado de extinción y pérdida de genes.
  • Efectos de la contaminación: pérdida de fauna, intoxicación de fauna y malformaciones genéticas.
  • Efectos del desarrollo turístico: alteración del comportamiento de la fauna, sobreexplotación de la fauna, contaminación y pérdida de hábitats.
  •  Efectos de los incendios forestales: contaminación del aire, pérdida de fauna terrestre y bosque.
  • Efectos de la introducción de especies: disminución y pérdida de fauna, alteraciones genéticas y propagación de enfermedades.
A continuación, se destacan las siguientes soluciones posibles que se pueden implementar para disminuir la presión sobre la fauna silvestre:
  • No comerciar animales silvestres vivos, disecados o su cuero: el comercio ilegal de la fauna requiere de regulación y control además de la puesta en marcha de la legislación pertinente.
  • Mayor compromiso de la sociedad local en la conservación: la sociedad debe estar realmente comprometida con la protección de la biodiversidad a razón de brindarla a las futuras generaciones.
  • Fortalecer los operativos de control y protección: es de gran importancia lograr cada vez una mejor coordinación entre la comunidad y las instituciones que velan por los recursos naturales del país, se puede mencionar al Ministerio de Ambiente y Energía, Ministerio de Salud, Ministerio de Agricultura y Ganadería, etc.
  • Dar un buen ejemplo en los hogares sobre el valor de la fauna: la sociedad debe considerar como una base fundamental de diálogo familiar la formación ambiental que necesitan los hijos.
  • Denunciar cualquier caso de cacería ilegal: se debe tener un carácter activo para lograr conservar, proteger y mantener nuestra flora y fauna frente cualquier hecho delictivo.
  • Participar en agrupaciones ecológicas locales o nacionales: es de gran valor ético-moral el formar parte tanto de grupos conservacionistas como el brindar trabajo voluntario en las áreas silvestres protegidas.
  • Prevenir y controlar los incendios forestales: es fundamental aumentar el compromiso social frente a los incendios forestales para así evitar el grave daño que le ocasionan a la biodiversidad.
  • Valorar los bienes y servicios que brindan los bosques y animales: el valor de los recursos naturales y de la fauna silvestre no se puede expresar en una simple cifra, sin embargo, es obvio que poseen un alto valor estético, educativo, ecológico, escénico y científico.
  • No cazar animales silvestres si no cuenta con licencia: toda persona que haga uso de la fauna y flora debe estar bajo los lineamientos que las entidades y las leyes ordenan para así evitar abusos.
Si hay soluciones posibles al problema de la fauna silvestre, que si la sociedad cuestiona la actitud y actúa con los cinco sentidos se logra una comunidad y un país más consciente, que al corto tiempo favorezca el aumento de nuestra biodiversidad y produzca menos tensión en los ecosistemas.

Es importante reconocer el hecho de que si las personas no tienen un conocimiento acerca de la presión sobre la fauna que se está produciendo, seguirá creando en sus núcleos familiares una actitud pasiva y tolerante ante este problema por tanto, es importante que se informe mediante los medios de información un aproximado de la situación actual de nuestra fauna y el daño que esto le causa al ambiente.

Se debe tener presente que la actividad eco-turística (nacional y extranjera) también se ve afectada y más aún el país, ya que esta actividad es tan importante desde el punto de vista económico y debido a la gran cantidad de fauna que se encuentra bajo alguna amenaza ocasionará un efecto desagradable en el prestigio ambiental, lo que provoca una mala impresión al turista.

Además muchos de los que compran especies silvestres no tienen conocimiento de todo el trágico proceso al que son sometidas antes de llegar a manos de los clientes, ”reciben un trato cruel desde el momento en que estos animales son separados de sus grupos, pues para obtener una cría muchas veces tienen que matar la madre”. 

La tarea de asociar información sobre el estado de las especies es enorme, tomará mucho tiempo, pero hay que empezar en algún momento. Debe ser una actividad permanente puesto que el propio estado cambia constantemente por las presiones a que están expuestas las poblaciones. Es tiempo de sumar esfuerzos, de trabajar coordinadamente, la magnitud del reto rebasa la capacidad individual de cualquier organización; sería no solo tonto, sino hasta irresponsable obstinarse en trabajar desarticuladamente. 


Randall Brenes
Profesor de Turismo
Universidad Autónoma de Centroamérica
Costa Rica


Referencias:

- Calvo, J. J. 2003. Conservación de la Vida Silvestre: Estrategia de Manejo. Minae. San José, Costa Rica.
- Drews, C. 1991. Encuesta nacional sobre tenencia de fauna silvestre en hogares de Costa Rica. PRMVS-UNA. Mimeografiado.
- UICN. 1999. Lista de fauna de importancia para la conservación en Centroamérica y México: lista rojas, lista oficiales y especies en apéndices CITES. Sistemas de Integración Centroamericana. Dirección Ambiental, con el apoyo de UICN-ORMA Y WWF Centroamérica. San José, CR.: WWF UICN: SICA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ciencia Ciudadana

         Buenos Aires, 8 de Diciembre. Fundación Plan21 tiene el gusto de anunciar el inicio de una nueva etapa de su relación con IB...