sábado, 27 de febrero de 2016

Colonia Menonita, Guatraché, La Pampa, Argentina.





Cuesta imaginar que a pocos kilómetros de la gran ciudad conviven personas sin energía eléctrica, sin televisor, sin autos, ni tantas cosas que son parte de la vida “moderna”. Cuesta imaginar también que esas personas son felices sin todo eso… y sin embargo lo son… puede verse la alegría en sus rostros, el disfrute de lo simple y cotidiano, lo que tantas veces dejamos olvidado por ahí… 

En la provincia de La Pampa, en un pueblo llamado Guatraché, se encuentra una de las tantas colonias de Menonitas que hay en el mundo. Llamados así en memoria de Simons Mennón, un ex sacerdote católico quien tras la reforma Luterana se unió en Holanda a esa fe, la reorganizó, e hizo más radicales los conceptos que la regían.

Este grupo constituye la más antigua de las iglesias evangélicas, desde 1527 y la reforma protestante. El origen de la separación consistió en las diferencias que tenían uno y otros grupos en la edad indicada para otorgar el bautismo (el nacimiento o la adultez). Este problema hizo que los menonitas, quienes estaban a favor del bautismo en la edad mayor, fueran obligados a emigrar hacia el norte de Europa, Holanda y Alemania principalmente.

Entre sus costumbres se destacan:

· el bautismo, que ocurre en la mayoría de edad.

· la vestimenta: overol para los hombres y vestidos para las mujeres con pañoletas de color blanco para las solteras y negras para las casadas y viudas.

· la alimentación: comen lo que ellos mismos producen.

Para el menonita su vida transcurre alrededor de tres temas, la familia, el trabajo, y la espiritualidad.

Ellos se ven en el mundo pero no se consideran del mundo. Se consideran peregrinos en esta tierra y por lo tanto peregrinos en cada una de las naciones de esta tierra donde les toca vivir. No asumen como parte de su identidad fundamental ni los nacionalismos, ni las costumbres y valores, ni las xenofobias y racismos de su entorno en cada lugar donde viven.

La comunicación con las personas que no pertenecen a la colonia es variada, depende mucho de la amplitud de cada familia. Algunos grupos resultan ser más comunicativos que otros. Es en estas condiciones donde tiene lugar la actividad turística. Muchos miembros de la comunidad menonita no ven con buenos ojos estas prácticas, otros sin embargo tienen una actitud más positiva y abierta a recibir. Los visitantes llegan a través de guías autorizados por la propia comunidad, observan cómo viven y las actividades que realizan, compran productos agrícolas y fabricados en madera.

Podría pensarse cuan peligroso puede ser el turismo aquí si no se practica el respeto a la comunidad que se visita, si el turista pasa a ser un mero espectador de una forma de vida que le resulta ajena y extraña, si solo pasa por el lugar llevándose apenas unas cuantas fotografías como recuerdo. Que importante resulta ser el papel del guía, que deberá tender un puente entre ambas comunidades para que estas puedan acercarse sin prejuicios y desarrollar un turismo responsable del lugar y las personas que se visitan.

El encuentro entre culturas es evidente, incluso hasta parece ser un encuentro entre tiempos, un volver al futuro, porque para la simple vista de nuestra sociedad moderna estas personas viven en el pasado. Cuesta comprender su estilo de vida, salirnos de nuestro eje y atrevernos a pensar que más allá de sus creencias ellos son tan iguales a nosotros, o nosotros somos tan iguales a ellos… con nuestros miedos, nuestras alegrías y nuestros momentos cotidianos… porque al final, detrás de nuestras máscaras, disfrutamos de lo mismo: la felicidad de compartir en familia, los encuentros, el amor, los amigos, las pequeñas cosas que nos hacen sentir vivos…


Marcela Navarro,
licenciada en turismo de la Universidad Nacional de Lanús,
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe,
estudiante de la Maestría en Gestión del Turismo Sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional - UCI, Costa Rica.
 
 
Fuente:
coloniamenonita.com.ar

viernes, 26 de febrero de 2016

Destinos Pet Friendly



Cuando tomamos la decisión de llevar con nosotros a nuestra mascota de vacaciones, la lista de posibilidades se reduce drásticamente, aunque los destinos Pet Friendly son una tendencia que crece día a día.

Argentina actualmente cuenta con aproximadamente 120 hoteles que aceptan mascotas. Por ejemplo en Mar del Plata (principal destino de sol y playa del país) la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica precisó que existen 18 hoteles. Además, la ciudad ofrece una playa dispuesta a recibirlos, el balneario "Yes Playa Canina" cuenta con un servicio para mascotas amplio: un equipo de cuatro adiestradores expertos que se encargan de mantener siempre a punto la estadía de los animales,un coordinador general, un responsable de mantener hidratados constantemente a los animales, un responsable de llevar a las mascotas a hacer sus necesidades y un responsable de estar atento ante cualquier problema de la salud de los animales. Comenzó en el año 2015 siendo un predio de 9 carpas y 10 sombrillas, hoy se transformó en una amplia zona con 20 carpas, 20 sombrillas, una pileta de hormigón, una plaza de recreación y un sector para estimular la agilidad de los animales.

Por otro lado, Buenos Aires busca convertirse en ciudad pet friendly a través de algunos proyectos de ley que, de ser aprobados, permitirían el libre tránsito y permanencia a toda persona con sus mascotas tanto en el transporte como en los espacios públicos y privados de uso público. Se propone que los dueños de los comercios indiquen con calcomanías visibles si son pet friendly y que durante los fines de semana y feriados los subtes sumen un vagón y los colectivos una frecuencia especial para que los vecinos puedan transportarse con sus mascotas.

Otra tendencia son las propuestas de productos, servicios y comodidades que los establecimientos ofrecen a las mascotas. Un ejemplo es el Palacio Duhau Park Hyatt, allí bajo el concepto VIP Program (Very Important Pets) ofrecen un menú específico, servicio de peluquería, accesorios temáticos en la habitación, servicio de paseo en la ciudad y almohadones especiales, la mascota es un huésped más., aunque solo son bienvenidos perros de hasta 5 kg. El restaurante del Museo Evita, ubicado en el barrio de Palermo recibe en su patio todo tipo de perro, le ofrecen agua y comida balanceada sin cargo. 

Antes de reservar en un hotel debemos asegurarnos de preguntar:

· Tarifas adicionales.

· Requisitos, tales como libreta de vacunación.

· Áreas restringidas.

· Si pueden dormir en la habitación.

Y lo más importante: tamaño o peso máximo para que sean recibidos! Ya que en la mayoría de los casos solo se aceptan mascotas pequeñas… por ahora mi ovejera Pocha tendrá que seguir esperando...


Marcela Navarro,
licenciada en turismo de la Universidad Nacional de Lanús,
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe,
estudiante de la Maestría en Gestión del Turismo Sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional - UCI, Costa Rica.


Fuentes:

- infobae.com

- amoresperros.net

lunes, 8 de febrero de 2016

Importancia de los Proyectos en la Gestión del Turismo Sostenible



http://contactotv.com.mx/wp-content/uploads/2015/09/turismo.jpg

¿Qué es lo que diferencia al turismo sostenible, responsable, del que no lo es? La administración de proyectos nos brinda una forma eficaz de alcanzar objetivos que tiendan al desarrollo de un turismo sostenible. Este debe basarse en propuestas (ya sea a nivel de destinos, los servicios que este posea o productos turísticos) que logren beneficiar a la población local, tanto a nivel económico como sociocultural, además de ser amigables con el ambiente que los turistas visitan.

Estas variables se alcanzan cuando se tiene como herramienta a la planificación. Un turismo planificado hará que se maximicen las fortalezas y se aprovechen las oportunidades, al mismo tiempo que evitará posibles consecuencias que esta actividad pueda ocasionar. Por el contrario, un turismo no planificado tiende la mayoría de las veces a un inadecuado desarrollo, donde no se tiene en cuenta la cultura local, su población, el territorio, produciendo en el mediano y largo plazo daños que afectan no solo al lugar sino también a la experiencia del turista.

Un plan se encuentra integrado por programas y estos a su vez por proyectos. Todo plan adquiere su fortaleza en la medida en que es llevado a su aplicación por medio de programas y proyectos. Cada vez más son los destinos y organizaciones que optan por una gestión sostenible del turismo, basada en planes turísticos, o programas y proyectos, según el nivel del área a actuar. Por ejemplo, en Argentina el Ministerio de Turismo ha ideado el Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable, integrado este por programas y proyectos acordes a esta línea de la sostenibilidad. A nivel local muchos municipios han optado también por el desarrollo de sus planes turísticos en miras hacia la sostenibilidad.

Pero ¿por qué resulta tan importante gestionar el turismo a través de proyectos? Los proyectos son la unidad básica de gestión del desarrollo. Un turismo sostenible debe basarse en proyectos cuyos objetivos estén en concordancia con las tres variables de la sostenibilidad (económica, ambiental, socio-cultural). Si el proyecto es administrado de forma eficaz los resultados son óptimos y se alcanzan los objetivos deseados a través del menor costo posible, brindando beneficios a todos los involucrados. Además, la implementación de proyectos permite, a través de su control detectar posibles problemas de forma temprana para su posterior solución, realizar un diagnóstico de la situación actual y una descripción de la situación a la que se quiere llegar luego del cierre. Un proyecto permite saber que trabajos deben realizarse, como, cuando, quienes deben participar, que debe controlarse para asegurar el alcance de los objetivos.

Concluido, el proyecto será un antecedente para futuros trabajos, es en esta etapa de cierre donde se procura elaborar documentos con los resultados finales tales como: archivos, directorios, evaluaciones, lecciones aprendidas. Teniendo en cuenta que la sostenibilidad es un proceso, no se logra solo al dar por concluido un proyecto sino que se construye en un trabajo continuo.

Se debe asegurar que en dicho proceso intervengan todos los actores involucrados, ya sean del sector público o privado, organizaciones o personas que se verán afectadas o beneficiadas por el desarrollo del proyecto.

Por otro lado, el turismo, especialmente en países de América Latina y el Caribe, se vale de la cooperación internacional (modalidad de ayuda que consiste en otorgar recursos con el fin de apoyar el desarrollo económico y social) ya sea técnica o financiera. Estos recursos son canalizados en su mayoría a través de proyectos, los cuales tienen mayor probabilidad de ser aceptados si forman parte de un programa y estos responden a un plan ya sea nacional, regional o municipal.

Por estas razones, proceder a través de la gestión de proyectos sostenibles es un camino que puede asegurar el fortalecimiento del turismo, mejores condiciones ambientales y una mejor calidad de vida de las comunidades.


Marcela Navarro,
licenciada en turismo de la Universidad Nacional de Lanús,
colaboradora voluntaria del Instituto de Turismo Sostenible para América Latina y el Caribe,
estudiante de la Maestría en Gestión del Turismo Sostenible de la Universidad para la Cooperación Internacional - UCI, Costa Rica.


Foto: contactotv.com.mx

Sistemas de calidad turística 2

Sistemas de Certificación de Calidad en Turismo en la República Argentina. Contexto histórico Se verifica hacia finales del siglo XIX y...