lunes, 27 de junio de 2016

Interpretando nuestro Patrimonio Natural


Para interpretar nuestro patrimonio natural primero debemos preguntarnos, ¿qué es la interpretación? En sus inicios, la interpretación fue asociada principalmente hacia los recursos naturales, surgiendo en los parques nacionales. Más adelante, en los 90, se amplió para abarcar incluso otros escenarios. En donde, el término “interpretación del patrimonio”, logró abarcar tanto los recursos naturales como también los culturales. Seguidamente algunos ejemplos del término:

“La interpretación es una actividad educativa que pretende revelar significados e interrelaciones a través del uso de objetos originales, por un contacto directo con el recurso o por medios ilustrativos, no limitándose a dar una mera información de los hechos”. (Freeman Tilden, 1957).

“La interpretación es el arte de explicar el lugar del hombre en su medio, con el fin de incrementar la conciencia del visitante acerca de la importancia de esa interacción, y despertar en él un deseo de contribuir a la conservación del ambiente.” (Don Aldridge, 1975).

“La interpretación es un proceso de comunicación que produce conexiones emocionales y cognitivas entre los intereses del público y los significados inherentes al recurso.” (National Association for Interpretation, 2000).

Las anteriores definiciones poseen aspectos en común; por ejemplo, hay un proceso comunicativo, el cual tiene como objetivo ayudar a las personas a establecer esas conexiones (emocionales, intelectuales o físicas), con el recurso que se está interpretando (natural o cultural). Autores como Sam Ham (1992), popularizó el término “interpretación medioambiental”, por consiguiente, la interpretación para la conservación y protección del ambiente. 

Siguiendo lo anterior, debemos puntualizar el término patrimonio natural, por lo tanto, en el artículo 2 de la convención sobre la protección del patrimonio mundial cultural y natural de la UNESCO (1992) se define como: 

“Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico, Las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies animal y vegetal amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico, Los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural”. 

En cuanto al término de natural puede resultar muy general. El objetivo se enmarca en que el concepto está asentado fundamentalmente en la preocupación actual del hombre por lo que le rodea. La naturaleza ha ido desapareciendo poco a poco, ya casi por completo y no existe un lugar que no haya sufrido alguna alteración, directa o indirecta, a causa de la presión humana. Se puede decir que existe trascendencia en la idea de la naturaleza, hacia la protección del patrimonio natural. Por consiguiente, la necesidad de protección que corresponde con la conservación y el mantenimiento de los frágiles equilibrios en los ecosistemas. 

Pero ¿qué podemos interpretar en la naturaleza? 

El entorno ambiental está conformado por paisaje y belleza natural, entonces, la interpretación del medio natural implica la comprensión de sus recursos naturales y su historia. La propia naturaleza posee su historia, generalmente, condicionada por la acción del hombre, que tiene un papel fundamental en la configuración del ámbito natural y paisajístico. 

Estos dos componentes (naturaleza y paisaje) tienen en la actualidad un atractivo especial para la sociedad, debido a que están sometidos a fuertes presiones y son cada vez menos frecuentes en el entorno; a razón de que estamos viviendo entre más escenarios artificiales, es acá que se empieza a buscar nuestros orígenes y la recuperación de nuestros lazos con la naturaleza. 

La interpretación de nuestro patrimonio natural es una de las herramientas fundamentales para conseguir la conservación del medio natural y alcanzar el desarrollo sostenible. Por lo tanto, se debe insistir en la transcendencia de la sensibilización en el marco de las actividades interpretativas ligadas al medio natural, empezando por los grupos de niños. En este caso, se tienen diferentes elementos naturales que pueden ser objeto de la actividad interpretativa, siendo el más interesante el de Áreas Silvestres Protegidas. Por lo que, es primordial este tipo específico de patrimonio natural.

Cuantitativamente, las Áreas Silvestres Protegidas han pasado de ser casos excepcionales, a proliferar a lo largo y ancho del planeta. Este es resultado de un interés creciente por la conservación de la naturaleza y del esfuerzo de muchas personas y estados por restaurar áreas dañadas y proteger aquellas que permanezcan intactas.


Randall Brenes
Manejador de Recursos Naturales
Planificador de Turismo Sostenible
Costa Rica


Foto: Parque Nacional Diriá, Costa Rica, Randall Brenes.