jueves, 11 de agosto de 2016

Pasaporte Verde Juegos Olímpicos y Paralímpicos Río de Janeiro 2016



Los juegos olímpicos de Río de Janeiro 2016, no son unos juegos más, ya que son los primeros realizados en suelo sudamericano, con todo el desafío y la responsabilidad que esto implica. Es así que la sustentabilidad pasa a formar parte relevante y dice presente en este espectáculo de impacto internacional realizado cada cuatro años. En este sentido, Brasil se encuentra a la altura, y relanza el llamado “Pasaporte Verde”, una campaña orientada a la promoción del turismo sustentable.

Esta campaña comienza en 2008 luego de una asociación entre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los Ministerios de Turismo y Medio Ambiente de Brasil, y el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Francia, entre otros socios. Actualmente, con alcance en países como Costa Rica, Ecuador y Sudáfrica, la campaña ya es referencia internacional en divulgación sobre información de turismo sustentable. Y Brasil presenta antecedentes recientes en cuanto a esta iniciativa, a partir de lo que fue el Mundial de Fútbol del año 2014, en el que se incluyeron 80 recorridos promoviendo prácticas sustentables, diseminados por las doce sedes que fueron parte de la Copa.

Y como no podía ser de otra manera, la ciudad carioca se reunió con el PNUMA a través de su Comité Organizador de la competencia olímpica en el año 2015 para coordinar la implementación de un nuevo Pasaporte Verde, durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. Esta vez, trabajando con nuevos temas como accesibilidad y la protección de los niños y adolescentes, teniendo como eje la preparación del sector turístico de la ciudad para recibir al turista que está dispuesto a realizar su viaje de una forma más consciente, reduciendo su impacto socioambiental.
La campaña actual de los Juegos Olímpicos cuenta con el apoyo de reconocidos entes gubernamentales y organizaciones, como los Ministerios de Turismo y Deportes de Brasil, Unicef, Unesco, y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Se otorgan diversos consejos, bajo distintos programas como “Eu cuido do meu destino”, en el que se orienta al turista a realizar su viaje de forma responsable, desde el momento el que planea sus vacaciones, hace sus maletas, hasta que disfruta del destino en sí. Algunas recomendaciones son las siguientes:
  • Optar por vuelos directos para economizar no sólo tiempo, sino reducir emisiones de CO2.
  •  Llevar alguna bolsa reutilizable para realizar compras en destino.
  • Desconectar enchufes al dejar el hogar.
  •  En el hotel, abrir cortinas para aprovechar luz solar, reutilizar toallas y separar residuos.    
  • Realice los llamados “Recorridos Sustentables”, aconsejados por la campaña.
  • Recoger la basura de la playa.
  •  Utilizar transporte público o bicicleta para aprovechar más la ciudad.         
  • En cuanto a la comida, escoja alimentos orgánicos y frutas de estación, y pida un plato de acuerdo a su hambre disminuyendo el desperdicio.        
  • No compre productos fruto de la explotación infantil.

Presentados estos consejos, es momento de describir las acciones sustentables de los Juegos en sí mismos. Y encontramos varios puntos al respecto:
  • Construcciones sustentables: pensadas para consumir un 70% menos de energía que las convencionales, con temporizadores en los baños para la reducción del uso del agua.
  • Gestión de la huella de carbono: para la reducción de las emisiones estimadas para el total de los Juegos (3,6 millones de toneladas) desde la construcción de los estadios hasta el transporte y estadía de los turistas, existen varias medidas. Uso de transporte público en un 100% para fuerza de trabajo y espectadores, ómnibus a biodiesel, y una flota de vehículos ligeros a base de etanol.
  • Usar los juegos para la promoción de una alimentación sustentable, sana, con base en un origen ético, seguro y diversificado.
  • Accesibilidad para todos sin barreras.
  • Programa de educación “Transforma”, presente en más de dos mil escuelas, con el objetivo de mostrar que el deporte también es una forma de inclusión.
  • Compras sustentables: con la acción de algunos programas específicos se promueve por ejemplo, la compra de alimentos a proveedores locales, y toda la madera y materiales de origen forestal deben ser 100% certificados.

Bajo todo lo enunciado, Brasil como país, y particularmente la ciudad de Río de Janeiro, anfitriona de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2016, muestran un fuerte compromiso que el mundo actual nos demanda a todos como sociedad, una respuesta a problemas actuales que pueden resolverse con pequeños cambios de hábito en nuestra vida diaria.

Mauricio Pescio
Licenciado en turismo y hotelería (Argentina)


Fuente: passaporteverde.org.br

Fotos: passaporteverde.org.br

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Galápagos, ejemplo de conservación

Al oír Galápagos, quienes tienen una mínima noción de este lugar, inmediatamente lo identifican con la conservación, especies únicas, ...